Saltar al contenido

Fundas para coche

fundas-para-coche

Nuestro coche, incluso cuando duerme en un garaje o lugar cerrado, siempre está expuesto a los agentes externos. Sol, agua, nieve, polvo, frío, insectos o incluso los gamberros o personas descuidadas  son los elementos que pueden contribuir a la erosión de la carrocería exterior dañando la pintura, perdiendo su brillo.

Si eres de los que les gusta que su coche parezca nuevo puedes preservar el buen aspecto exterior e interior del coche mediante el empleo de una buena funda para coche. No solo conseguirás un exterior bien cuidado sino también prolongar la vida de tu vehículo.

¿Por qué utilizar una funda de coche?

No es habitual ver coches enfundados y ello puede ser debido a la dejadez, la pereza, por no estar de moda o bien por no conocer los beneficios para la chapa del vehículo. 

Evitar el deterioro y desgaste exterior del vehículo es el principal motivo para poner una funda, lo que cobra especial importancia cuando más alta es la gama del coche o el valor que pueda tener como antigüedad.

El clima afecta mucho a la vida del vehículo. La prolongada exposición a temperaturas muy gélidas, muy cálidas o a ambientes de humedad en zonas costeras, o el polvo que se genera en los garajes,  deterioran más rápidamente las diversas piezas y componentes del vehículo. Por ello estas fundas protectoras son un remedio ideal para frenar esa acción de la naturaleza.

Por si fuera poco, las fundas de coche aportan un plus de seguridad al vehículo ya que suponen un obstáculo más para los amigos de lo ajeno, haciendo funciones de antirrobo.

Tipos de funda para coche

Podemos distinguir dos grandes grupos de tipos de fundas para coche. Por el uso al que estén destinadas tenemos las siguientes:

  • Fundas exteriores. Con estas podemos cubrir totalmente el coche protegiéndolo de inclemencias meteorológicas y de partículas ambientales.
  • Fundas interiores. Son fundamentalmente las de los asientos tanto delanteros como traseros.

Fundas exteriores

Es común pensar que solo hay un tipo de funda exterior, la de tela normal para cubrir el coche. Sin embargo, esto no es así. Cada situación requiere un tipo de funda. No es lo mismo una funda para un coche que suele estar en un garaje que una funda para un coche que pasará mucho tiempo expuesto al sol.

Por el tipo de material podemos distinguir:

  • Las fundas de materiales plásticos suelen ser las más económicas pero poco recomendables ya que no ajustan bien a la silueta del coche. Además debe evitarse su uso en periodos estivales ya que condensan el calor que reciben.
  • Las fundas de materiales textiles ofrecen mejores propiedades. En función de su composición protegerá de más agentes externos y su precio sera mayor. En el apartado de las fundas textiles podemos elegir la más adecuada a nuestra situación particular en función de si vivimos en una zona muy fría, húmeda o calida.

En general, si el coche va estar expuesto a la intemperie lo recomendable es utilizar una funda específica compuesta mayormente de poliéster, con doble costura con interior acolchado e impermeable. Además este tipo de tela protege de las radiaciones ultravioleta y previene de los deterioros que pueden producirse en piezas y chapa cuando el coche está expuesto a altas o muy bajas temperaturas.

Sin embargo, si el coche descansa bajo techo, en lugar cerrado, requerirá una funda especial 100 % poliéster, transpirable, deslizante, con interior sedoso y especialmente creado para repeler polvo, suciedad e insectos.

Pero no solo hay fundas para cubrir el coche entero. También tenemos la posibilidad de adquirir fundas para cubrir el parabrisas que son más manejables pero menos efectivas.

Fundas interiores 

Como anticipamos anteriormente, estas son las fundas para los asientos. 

En este tipo de fundas lo que se busca es la comodidad y la limpieza. Gracias a ellas podemos hacer que un asiento rígido sea más suave, que sea más o menos cálido y transpirable evitando sudor en la espalda o dolores lumbares.  Se facilita la comodidad al conductor y pasajeros y la protección de los asientos frente a manchas, roces, pelos y migas, entre otros.

En las fundas para asientos tenemos dos tipos:

  1. Las estándares que se ajustan correctamente a todo tipo de asientos independientemente de sus medidas.
  2. Las personalizables con diversos colores, diseños y estilos. Para este tipo de fundas si que requerimos las medidas exactas de los asientos a enfundar.

Una mención especial merecen las fundas para asientos de bebé ya que estos asientos por su propio uso son más susceptibles de ensuciarse y son ideales para mantener limpia la tapicería que circunda a la sillita.

Además, el uso de fundas resulta muy útil en los asientos traseros si acostumbramos a llevar a la mascota con nosotros.

Consejos de uso de las fundas

El primer consejo parece obvio pero no debe olvidarse. Es necesario elegir la funda adecuada tanto para el tamaño del vehículo como para el uso que se le vaya a dar. Que tenga unos agarres y sujeciones fáciles de manejar.

En esencia su colocación presenta una mecánica parecida en todas pero algunas tienen más sujeciones y cremalleras para ajustarse mejor. Sin embargo, cuantos más agarres tengan, más difícil será su lavado posterior y plegarla debidamente. 

Es recomendable que vengan con un maletín o recipiente donde guardarla. Esto hará más fácil guardarla.

Salvo las fundas de los asientos, la funda del coche no hay que ponerla y quitarla continuamente si cogemos el coche varias veces al día.  Podemos ponerla por las noches o cuando no tengamos previsto utilizar el vehículo en unos días. Si estamos esperando un aviso que nos haga coger urgentemente el vehículo mejor evitar tener la funda puesta. 

Fundas para moto

Si eres un apasionado de las dos ruedas no debes descuidar su correcta protección utilizando una funda de moto. 

No es infrecuente ver como muchos moteros o no las protegen o las cubren con una sábana o plástico, de cualquier manera. Sin embargo, no hace falta gastarse mucho más de 30 euros para tener una buena funda para moto y asegurarse una buena protección del carenado de la moto.

Las fundas de modo presentan gran variedad de tipos, modelos y diseños. Al ser más pequeñas que las de coche son mucho más personalizables y más fáciles de poner y quitar. 

Todo lo que hemos dicho referentes a fundas exteriores para coche es predicable respecto de las fundas de moto a la hora de elegir una.

En definitiva, no hay excusa para no tener una funda para nuestro vehículo y tratarlo con el mismo que se merece.